Minipantanos

lo Ruta de los Pantanos.
De Velilla a Cervera

MinimapaMapa de la Ruta
©Jesús Fidel González más rutas Casas Rurales
Inroducción
Estamos en el corazón de la Alta Montaña Palentina. Velilla, Cardaño y Alba puede que sean los topónimos que más suenan en el inconsciente colectivo de los montañeros que la han visitado. Y no es para menos. Desde sus calles se asciende a los lugares más significativos para los montañeros de caminata y botas de cuero. Espigüete, Peña Prieta, Pico Murcia, las Lomas ... a todos se asciende partiendo de sus laderas.
Alba de los Cardaños
La vista más conocida de la Ruta de los pantanos , desde el mirador de Alba de los Cardaños
Descripción
Cinco rutas de este libro hacen referencia a estos valles y montañas: Curavacas, pozo de las Lomas, senda de la cascada del arroyo
de Mazobres, los pueblos abandonados y el pinar natural de Velilla. En coche se propone la ruta de los pantanos y el acceso a los pueblos abandonados de Valcovero y Valsurbio.
Ruesga Estela
Cerca de Cervera , el pantano de Ruesga con el Parador en lo alto. Entre Alba y Cardaño de Abajo, al fondo pico Espigüete
Rincones pintorescos
En lo arquitectónico ni Cardaño de Arriba ni Cardaño de Abajo conservan una arquitectura más allá del tipismo de la España rural, de montaña humilde y ganadera, pero en lo paisajístico de pueblo en pueblo se pueden contemplar estampas -depende de la hora del día y la meteorología- propias de cualquier cartel promocional. Capítulo aparte merece el fenómeno del manantial de las “fontis tamarici” o Fuentes Tamáricas. Así, Plinio, el historiador romano, relata que se daba en esta zona una surgencia de agua abundante e intermitente que podía manar y dejar de manar varias veces en una hora y así todo el día, lo mismo que dejar de manar durante 12 días y a veces hasta 20, en un fenómeno sin ley aparente, para volver luego a manar, o secarse por completo de manera prichosa. El majestuoso Curavacas presidiendo el embalse de Camporredondo.
Curavacas Pantano LLeno
EL Majestuoso Pico Curavacas desde Triollo Vista de Alba de los Cardaños en primavera

Vistas panorámicas
Son numerosas las que aparecen en la propia carretera de los pantanos, algunas indicadas en la propia carretera, quizá la más
representativa sea la del hotel Miralba, que mira a Alba de los Cardaños con el pantano al fondo. Otra muy bonita es la del alto de la Varga, la más generosa, avistándose desde aquí toda la inmensidad de la Montaña Palentina frente a nosotros: peña Redonda; a nuestra derecha el Espigüete; a nuestra espalda el Curavacas; y a la izquierda todo el valle hasta Cervera; a lo lejos tierras de Burgos y el cortado del valle del Ebro, bajo la meseta de la cueva de los Franceses
Triollo Otero
Rocas Reflejo
Para ver arte
En esta comarca, a diferencia de otras de la Montaña Palentina, no está presente el románico y sus iglesias no conservan elementos de referencia. Tan solo la del pueblo abandonado de Valcovero y la propia ermita de San Juan de las Fuentes Divinas, o las fuentes
Tamáricas de Velilla, que conservan elementos románicos reconocibles, pero humildes. Si podemos, es preciso admirar el importante resto romano de las Fontis Tamarici, de Velilla del Río Carrión, que Plinio menciona en sus crónicas, o también algunas
casas blasonadas en Velilla, como la del Tio Mateón o el palacio de los Santos de Bullón en Guardo. Es esta la ruta más conocida y visitada de toda la provincia, ya que es asequible a cualquiera por hacerse en coche con un poco de paciencia y disposición para omar muchas curvas, hacer varias bajadas y subidas al coche que en general cansa mucho, pero es que hay tantos rincones donde pearse para ver las vistas panorámicas que se suceden a lo largo de la carretera. Desde luego pocos sitios en España ofrecen tanta satisfacción a la vista con tan poco esfuerzo. Todos los pueblo s que se atraviesan merecen una parada, en especial Camporredondo de Alba donde podremos hcer acopio de fuerzas en sus restaurantes, probando las pastas artesanas "el Abuelo"

inicio / volver / más rutas